Dar a luz: el rol de la partera

Después de nueve meses- a veces menos- el bebé finalmente decide salir al mundo. El momento del parto es una experiencia fuerte para toda mujer y el mayor acompañamiento y ayuda profesional que pueda recibir es indispensable. En ese contexto, no sólo es importante el rol del papá –si lo hubiera- sino también el de la partera, una mano amiga.

Contención, compañía, respaldo, saber profesional y tranquilidad, son factores clave para el momento del parto y llegan gracias a una persona, la partera. Para la mujer, tener al bebé en su vientre es una responsabilidad y requiere de cuidados y atención. Por eso, es importante estar alerta y reconocer los mensajes que el bebé envía desde la panza: “demasiado trajín mami”, “de ese lado no te acuestes”, “me asusté como vos mami”.

Con diversas actitudes –pataditas, quietud, movimiento- el bebé logra manifestarse y la partera es quien sabe interpretarlo para enseñarle a la mamá sus significados. Además, la obstétrica está las 24 horas a disposición para guiarla a través de las distintas situaciones que se presentan: reconocer los síntomas del parto, disminuir la ansiedad, explicarle los pasos a seguir, acompañarla durante el parto.

Cuadro Partera Mexicana
La embarazada debe estar guiada por un equipo que la asista, que debe conocer con anterioridad para poder consensuar sobre lo que se va a hacer. Las parteras son las primeras personas a las que se acude cuando comienzan las contracciones: su trabajo es recibir a las pacientes, prepararlas y contenerlas. Son un sostén para que las mamás puedan relajarse y colaborar con el trabajo de los médicos, ya que vienen trabajando con la madre para llegar juntas a ese día. Las preparan tanto en los aspectos físicos como emocionales para participar activamente en el nacimiento de su hijo.

Las parteras son un sostén para que las mamás puedan relajarse y colaborar con el trabajo de los médicos

Las parteras tienen un rol esencial: contener a la pareja y cuidar la salud del bebé por venir. Ellas se ocupan de escuchar al bebé, de respetar los tiempos, de cuidar y contener a la mamá y al papá así como también de poner al tanto al profesional que realizará el parto sobre la evolución del trabajo de parto y el estado del bebé. Parte de su labor es enseñarle a esa mamá a estar atenta a sus propias necesidades y sensaciones, a los pedidos que el cuerpo le hace respecto de posiciones a adoptar para aliviar molestias: la partera así tiene un doble rol, se convierte en una acompañante que ayuda a la relajación de la pareja y que colabora con el profesional médico.

Durante el proceso de trabajo de parto, la función más importante es poner los sentidos al servicio del bienestar familiar: escuchan los latidos fetales, sienten cuando la mamá requiere ayuda y tienen en cuenta lo que el propio bebé está diciendo, porque es él mismo quien les indica como puede ser su nacimiento si se lo “escucha” durante todo el proceso de trabajo de parto.

Son las encargadas de explicarle a la pareja cómo será el recibimiento del recién nacido, como así también los cuidados post parto mediatos e inmediatos. Es importante la comunicación afectuosa y sabia al momento de hablar y exponer cualquier situación que se presente; así un equipo de parto reconoce la importancia de tener papás que se brindan con confianza, porque la sabiduría que cada uno tiene debe ser compartida por las dos partes: médicos y mamá.

¿Cuáles son los síntomas del parto que las parteras ayudan a identificar? El reconocimiento de las contracciones, cómo contarlas, la pérdida del tapón, todo eso es importante para evitar viajes innecesarios a la clínica y prepararse para el momento correcto.Parto

Distintos son los síntomas que pueden alertar sobre el parto:

-La intensidad y frecuencia de las contracciones del trabajo de parto
-La pérdida del tapón mucoso o de líquido amniótico
-La dilatación

La partera es quien guía a la pareja durante el trabajo de parto. La forma de parto no depende de la dilatación únicamente sino que está dada por la ubicación de la cabeza del bebé. En caso de que se trate de una cesárea, la partera también está presente: con su contención, acompaña a la pareja en la internación y realizan los primeros controles a la mamá y al bebé, calma la ansiedad, se encarga de explicarle los pasos a seguir en esa cesárea para despejar dudas y temores, escucharlos. Sus conocimientos son la guía que permite al profesional médico saber la situación al momento del parto o cesárea.

La partera contiene a la pareja que imagina el nacimiento de su bebé, respetando sus miedos y angustias, hacen todo lo mejor para un buen nacer. Así, la obstétrica, o partera como se la conoce, es tanto una compañía, como una guía, como una mano amiga.

Fuente: Nelly Gago, obstétrica de Halitus Instituto Médico.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!