Eco-crianza: 5 motivos para volver a los pañales de tela

Está de moda en muchos países, de la mano de propuestas de crianza más naturales y menos contaminantes para el Planeta. Los pañales de tela se están convirtiendo en una tendencia global. Claro que ya no son los mismos que hace 50 años atrás: llegan coloridos, más resistentes y absorbentes. María Cajaraville, fundadora de Pañales de Tela Giorno, comparte 5 razones por las cuales reelegir este producto que se va instalando nuevamente en el mercado argentino.

1. Económicos. De seis a doce pañales de tela que se compran de una vez pueden durar desde el nacimiento hasta que el niño comienza a controlar esfínteres –incluso pueden reutilizarse con otro bebé-. La inversión en seis pañales de tela equivale a dos meses de la compra de pañales descartables de la línea más básica de una primera marca.

2. Ecológicos. Un bebé puede llegar a consumir hasta cinco mil pañales desechables en sus primeros dos años de vida. El plástico o celulosa del que están hechos los pañales comunes genera toneladas de basura anuales, por lo que algunas madres más conscientes prefieren hacer su aporte al planeta con el uso de los pañales de tela. Es interesante hacer hincapié, también, en que la principal materia prima del pañal descartable es la celulosa, que se obtiene de la tala de árboles, y que en su producción se utilizan, además, derivados del petróleo altamente contaminantes como polipropileno, polietileno, elásticos, adhesivos y plásticos.

3. Saludables. Los pañales de tela son ideales para bebés que sufren dermatitis atópica o son alérgicos a la celulosa. Están compuestos por una tela exterior engomada impermeable y por dentro una tela absorbente de alta calidad. Es decir, no poseen plástico en su interior por lo que el contacto con el bebé es más amigable. De algún modo, el retorno a una crianza más natural también propició el resurgimiento de esta alternativa que, de a poco, se va instalando en Argentina.

4. Impermeables. Quitándole la tela absorbente que viene con el pañal -que con un uso normal se cambia cada 6 meses-, el producto puede utilizarse en piletas y en el mar. Cabe aclarar que contiene lo sólido, pero no lo líquido.

5. Cómodos. Cuando el pañal se mancha, el sólido se tira al inodoro y el pañal se lava en el lavarropas con agua fría, poco jabón y centrifugado suave. Para un mejor cuidado del bebé, y siempre pensando en impactar positivamente en el medio ambiente y la sociedad, Giorno, también, ofrece el rollo de bambú cien por ciento biodegradable y antibacterial. Sirve para hacer más sencillo el cambio del pañal en tanto se coloca sobre la tela siempre seca y solo se remueve para retirar el sólido. En ese caso se tira el papel al inodoro y se degrada por completo en tres días -cada rollo dura tres meses-.

Pañales Giorno tiene dos talles: uno de 0 a 4 meses y otro de 4 meses en adelante. Vienen lisos en colores fucsia, verde, azul, celeste, amarillo y naranja. Se consiguen a través de la web (http://www.panalesgiorno.com) o en puntos de venta como Tu Hogar Sustentable.

pañales
Sobre María Cajaraville

Tiene 33 años, está casada, y es una gran propulsora –junto a su marido- de una vida sana. Es una estudiosa y analista de la actualidad desde el punto de vista de las bases de la sustentabilidad. Producto de este espíritu inquieto, fundó hace cuatro años Tu Hogar Sustentable -tienda online con su local en Palermo que propone productos eco para el hogar y de uso personal- y la marca Pañales de Tela Giorno.

Convencida de que cada uno puede hacer su aporte en el camino hacia un mundo más sustentable, solo usa la bicicleta como medio de transporte, hace sus compras en el mercado orgánico, y es usuaria y promotora de la copa menstrual. En su casa clasifica, periódicamente, la basura, y no tiene aire acondicionado ni televisión.

 

Seguí leyendo

Crianza con apego: porque te quiero te toco, te abrazo, te mimo

Pícaro sueño: es best seller mundial un libro que ayuda a los niños a dormir

Las nuevas infancias, entre hogares “vacíos” y almas desconectadas

“Hay que educar el paladar emocional de los niños”

“Yo nunca fui a la escuela”: un libro que invita a pensar

Desarrollo infantil: la clave es intervenir sin patologizar

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo