Por qué es tan difícil dejar relaciones tóxicas

Más de una vez nos sentimos atrapados en una relación que nos hace daño o afecta nuestro bienester pero no podemos cortarla. Cómo liberarte de un vínculo tóxico

Muchas veces sabemos que esa persona no nos hace bien pero no podemos dejarla. No estamos locos ni nos odiamos. Le pasa a muchísima gente y tiene que ver con cuestiones más personales que del otro. Por muchos motivos, a la gente le cuesta liberarse de vínculos que le hacen mal. Es muy difícil dejar relaciones tóxicas por varias razones. Te contamos cuáles y qué podés hacer para salir de allí y hacerte bien.

cómo romper una relación tóxica

Podés leer: Cuando el amor duele: cómo detectar situaciones de dependencia afectiva

Por qué no podemos dejar relaciones tóxicas

Según los psicólogos, hay distintos motivos por los cuales quedamos trapados en relaciones que nos hacen mal. Algunas de ellas son:

Se convierten en un hábito

Nos convencemos de que amamos a la persona con la que estamos pero es bueno revisar si por qué nos quedamos allí si nos hace sufrir. Muchas veces es simplemente porque estamos acostumbrados. Así como nos acostumbramos a tareas que nos desagradan en el trabajo, hacemos lo mismo con nuestra pareja. Lo importante es preguntarse: ¿me gusta cómo me trata? ¿Soy feliz? ¿Qué suma a mi vida? Es clave no naturalizar malos modos o destratos y ver por qué llegamos hasta allí.

Podés leer: Silencio y maltrato verbal en el hogar: cómo cambiar la energía en casa

Somos “optimistas”: esperamos que cambie

Nos gusta pensar que las cosas van a cambiar y todo va a mejorar. Nuestra pareja está pasando por un mal momento y las cosas van a estar bien en el futuro. A veces somos demasiado pacientes y no queremos rendirnos pero tenemos que darnos cuenta que algunas relaciones simplemente no son para nosotros.

Nos autoengañamos

Por lo general, nos cuesta ver los defectos en los demás y somos muy duros con nosotros mismos. Entonces, cuando nuestra relación se convierte en tóxica pensamos que es nuestra culpa y creemos que nosotros cavamos el hoyo en el que estamos enterrados. No es así, a veces son las relaciones las que nos llevan a actuar de formas que no nos gustan y por eso tenemos que dejarlas.

Podés leer: Química sexual: por qué decae y cómo resetearla

No era así antes

Cuando empezaron a salir todo eran azúcar, flores y muchos colores. Ahora, todo es oscuro, tu pareja no es lo que era, te trata mal, te menosprecia y ya no te gusta como es. Te dice que es una etapa, que va a cambiar pero todo sigue igual. Quizá esta etapa es lo que realmente es y lo que te mostró al principio era un muy buen personaje. Mirá el presente.

No querés estar solo

Te da pánico estar solo. A veces queremos compañía y pagamos cualquier precio por ella, aunque nos compliquemos la vida. Pero, como bien reza el refrán, más vale solo que mal acompañado. No necesitamos lastimarnos así.

Pareja con problemas de sexualidad

Podés leer: Por qué temas pelean las parejas y cuándo el riesgo de separación se agranda

Cuando lo querés dejar se vuelve fantástico

Las personas tóxicas suelen ser muy manipuladoras. Muchas veces notan que estás por dejar la relación y se convierten en la persona más encantadora del mundo, te prestan atención y te cuidan. Sentís que se trata de la mejor relación del mundo porque cuando las cosas están bien parece un cuento de hadas. Es cuestión de ser fuerte y tomar la decisión a pesar de sus intentos de mantenerte cerca.

Crees que no merecés nada mejor

Te dice que nunca vas a encontrar a nadie que te quiera como te quiere el/ella y vos te lo crees. Sentís que no vales para nadie salvo para esta persona que se aprovecha de tu baja autoestima y te hunde en su espiral tóxica. Tenés que saber que no existe tal cosa como una media naranja y siempre vas a poder encontrar otra persona para entablar una relación con respeto y comprensión.

No existe tal cosa como una media naranja y siempre vas a poder encontrar otra persona para entablar una relación con respeto

No todo es tan malo

Claro que no todo es horrible, sino no estarías con esa persona.  A veces se trata del sexo, otras de amigos en común y algunas veces un interés común muy fuerte los matiene juntos. Pero, ¿toda esa toxicidad vale esos momentos de luz?

Podés leer: Cómo desarmar una pareja: consejos para separarse bien

Llevás mucho tiempo en esta relación

Uno puede sentir que invirtió mucho tiempo en esta persona y relación como para dejarla. Sin embargo, ¿tiene sentido seguir poniendo más de vos mismo en ella? Lo mejor es cortar por lo sano y regar un jardín que si de flores.

dependencia afectiva en el amor

Te puede interesar: ¿Podemos morir de un corazón roto?

Más notas sobre el tema

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!