Golpe de calor: cuáles son las razas de perros más susceptibles

En medio de las temperaturas más altas del año los perros también pueden sufrir golpes de calor. Enterate cuáles son las razas que más padecen y cómo evitarlo.
perros golpe de calor

En plena época de verano es normal oír sobre los golpes de calor. Las altas temperaturas no solo afectan a las personas, sino que los animales también las sufren, especialmente los perros. Conoce en esta nota cuáles son las razas más vulnerables y cómo hacer para evitar que sufran golpes de calor.

Generalmente, la temperatura corporal de los perros es de 39 grados, cuando se encuentran en épocas de mucho calor y sufren de una insolación, su temperatura corporal puede llegar a ascender a 42 grados.

Las razas de perros que más sufren el calor

Existen razas que sufren más el calor que otras, a contrario del imaginario colectivo, el pelo del perro no es un factor determinante del calor. Se debe prestar atención a las razas que tienen dificultades respiratorias o que suelen sufrir de obesidad. 

Un estudio publicado en 2020 en la revista Nature dio a conocer que los perros con forma de cráneo braquicefálico y los que pesaban más de 50 kg (considerados obesos en muchos casos) tenían mayor riesgo a sufrir de insolación.

Asimismo, la investigación demostró que los principales factores de riesgo son: la raza, el peso en relación con la media de la raza, el sexo y tener más de 2 años.

Puedes leer: Las 10 razas de perros más fáciles de entrenar

Respecto a la raza, las más susceptibles al calor son:

  • El Chow Chow
  • El Bulldog inglés
  • El Bulldog francés
  • Golden Retriever
  • Pomeranian
  • El Dogo de Buredeos

Otros factores a tener en cuenta

Aparte de las razas, hay que tomar en consideración que los perros más mayores o los cachorros suelen ser más susceptibles al calor que aquellos que se encuentran en edad media. Esto sucede porque los canes no tienen tantas glándulas sudoríparas como los humanos, entonces ellos expulsan el calor y regulan su temperatura mediante la boca y la nariz. 

Un buen dato a tener en cuenta es que si la nariz del perro se reseca o si jadea demasiado puede que esté sufriendo un golpe de calor. Al medir la temperatura corporal por esta parte del cuerpo, si no la tienen húmeda, significa que algo anda mal.

Hay dos tipos de acciones que sirven de llamado de atención sobre si tu perro está insolado. Primero, si ves que el perro saliva mucho es porque cuando pasa calor trata de humedecerse y segundo, si le está faltando el oxígeno se le entumecerá la lengua y se tornará azulada. Si notas esto último, tienes que llevarlo de urgencia al veterinario porque se trata de una situación grave.

¿Cómo prevenir los golpes de calor en perros?

Es imprescindible que el animal esté en un sitio fresco y que tenga agua fresca disponible. Si se encuentra en el jardín de la casa o cerca de un ventanal procurá que sea del lado de la sombra y no al rayo del sol. Evitá tenerlo en sitios cerrados o que esté atado, porque si está sufriendo calor y tiene falta de oxígeno no se va a poder mover o se puede lastimar tironeando la correa.

Puedes leer: Los alimentos que jamás deberías darle a un perro

Si lo sueles sacar a pasear durante la mañana o la tarde, intenta que sea un paseo breve y que no haga altas temperaturas de calor. El asfalto o el hormigón de la calle desprenden calor que puede afectar al animal, e incluso en algunos casos dañarle las almohadillas de las patas.

Además, si lo sacas a dar una vuelta no olvides de llevar una botellita de agua fresca para que pueda tomar en medio del paseo.

Aparte de estos consejos, procura estar atento a los factores de riesgo del animal, especialmente si se trata de una de las razas más propensas a sufrir golpes de calor, si el animal tiene enfermedades respiratorias o cardiovasculares, la edad o si tiene obesidad. En cualquiera de estos casos, los consejos médicos deben ser extremados para que el animal no sufra.

Te puede interesar: