5 tipos de piedra para fachada

Si estás buscando remodelar o construir y tienes dudas respecto a los distintos tipos de piedra para exteriores e interiores, aquí tienes las mejores opciones. 

Una casa no solo es el reflejo de nuestro esfuerzo sino también un espejo del gusto estético de quienes la habitan. Hay muchísimos tipos de diseños y materiales que puedes escoger para darle a tu hogar un toque distinto. Hoy nos enfocaremos en los tipos de piedra para fachada, sus principales características y diferencias, y los tipos de acabados que puedes elegir tanto para el interior como el exterior de tu vivienda.

Es necesario aclarar que con “fachada” nos referimos al aspecto exterior de la edificación, el cerramiento y la estructura, es decir, su cara más visible. Por esta razón hay factores -como la elección de los materiales y el diseño- que serán fundamentales para definir el aspecto final del edificio.

Tipos de piedra para fachada

Algunas de las opciones de piedras naturales para fachada son:

  • Granito: resistente contra temperaturas muy calientes y la erosión.
  • Pizarra: muy utilizada en fachadas de construcciones de estilo moderno. También es resistente a altas temperaturas.
  • Piedra caliza: se la utiliza generalmente en fachadas exteriores o en pisos. Su aspecto es muy homogéneo.

tipos de piedra para fachada

Puedes leer: Cómo remodelar una casa: claves para renovar tu hogar

  • Arenisca: su color es variable y en general se la utiliza en suelos por ser muy resistente.
  • Mármol: tiene una destacada cualidad estética. Se lo utiliza para revestimientos interiores y hay en distintos colores y terminaciones.

Tipos de revestimiento en una fachada

Más allá del diseño y la estética, la fachada es un elemento fundamental en una edificación porque, gracias a ella, la construcción podrá durar más tiempo en buen estado. Hay tres funciones fundamentales que debe satisfacer una fachada: generar resistencia ante cambios de clima, optimizar la estética exterior y contribuir al ahorro de energía.

El aislamiento térmico que genere una fachada no solo hará que la edificación dure más sino que también hará que sea más confortable en su interior. Además, ayudará a reducir  el consumo energético porque tendrás que gastar menos en aire acondicionado y calefacción.

A continuación, te contaremos en más profundidad las características de las principales fachadas y tipos de piedra, para luego poder elegir la que mejor vaya con tu casa, ya sea que la estés construyendo o remodelando.

Granito

Si buscabas un material resistente a la erosión y a altas temperaturas, te recomendamos el granito. Su fortaleza, resistencia y durabilidad se combinan con lo fácil que es combinar este tipo de piedra con otros materiales.

El granito se usa mucho en fachadas exteriores y también para mesadas de cocina, por ejemplo. También se utiliza para cimentar estructuras y tiene múltiples opciones de acabado que te describiremos a la brevedad.

Pizarra

Fuerte ante los cambios de temperatura, la pizarra es una roca metamórfica de color oscuro y muy resistente. En general, se la utiliza para revestimiento de cubiertas y para armar jardines exteriores a modo de escalones sin altura.

También se la considera un material “flexible” porque tiene variedad de superficies y tonalidades que permiten distintas opciones de diseño. La pizarra es uno de los materiales que más se utilizan en las fachadas modernas.

Caliza

Compuesta principalmente por carbonato cálcico, la piedra caliza es un material poroso que se ha utilizado en la construcción de viviendas y edificaciones desde hace ya mucho tiempo. Su aspecto es homogéneo y, en general, sirve para revestir fachadas exteriores y suelos, en especial los de las piscinas ya que, por su porosidad, es un material que no junta calor, permitiéndote caminar aún en las peores horas de sol.

Arenisca

Compuesta por granos de feldespato y cuarzo o por arena de tamaño mineral, la arenisca es una piedra con una superficie variable tanto en color como en textura. Los profesionales la recomiendan especialmente a la hora de hacer una fachada exterior.

Mármol

El mármol es un tipo de piedra caliza metamórfica con una estructura cristalina. Su aspecto destaca más que nada por las vetas de minerales que lo recorren (como si fueran venas) y por su estética no siempre uniforme.

En general se utiliza el mármol en fachadas interiores porque los cambios de temperaturas y la lluvia pueden afectar su calidad estética y su duración.

Tipos de acabado de piedras naturales

Más allá de la piedra que elijas, debes saber que cada tipo de piedra puede tener distintos tipos de acabados o formatos, que harán que luzcan diferente más allá de su aspecto natural.

A continuación, describiremos los tipos de acabados más frecuentes o populares hoy en día para que elijas de manera acertada.

Pulido

Este tipo de acabado presenta una mayor resistencia por parte de la piedra, ya que se la pulirá hasta dejarla lisa y sin poros. Suele aplicarse al mármol y al granito porque tienen un alto grado cristalino.

Las máquinas de pulir logran que la piedra tenga un aspecto brillante y lustroso por su sistema de abrasión. Su aplicación es muy frecuente en encimeras de la cocina o en suelos interiores.

Abujardado

Otro de los acabados más habituales es el abujardado, que consiste en golpear la superficie de la piedra con un martillo de manera repetida para lograr una superficie rugosa y homogénea con pequeñísimas aberturas (de 1 a 3 milímetros de profundidad).

Hoy en día, para lograr este tipo de acabado se utilizan máquinas que realicen el trabajo de manera automatizada. En general, el abujardado se utiliza en pavimentos exteriores como suelos y se desaconseja en interiores.

Apomazado

El acabado apomazado también se genera a través del método de abrasión, al igual que el pulido, pero la diferencia radica en que el primero carece de brillo. Es recomendado para piedras compactas y duras.

El apomazado se utiliza, en general, para placas de fachadas exteriores, revestimientos interiores y pavimentos.

Lajado

El lajado puede ser aplicado de manera natural o a través de máquinas. Consiste en generar un relieve irregular para fachadas exteriores.

Las piedras en las que más se utiliza este acabado son: arenisca, pizarra y piedras tableadas.

Arenado

El aspecto de su superficie se parece mucho al abujardado en cuanto a la rugosidad de la superficie. La diferencia está en cómo se obtiene: proyectando arena de sílice mediante aire a presión.

El acabado arenado se puede aplicar en todas las piedras naturales y funciona bien tanto en el exterior como en el interior de edificios.

Igualmente, desaconsejamos su uso sobre pavimentos interiores, al igual que el abujardado.

fachada tipo piedra

Puedes leer: Tipos de pisos: consejos para cada ambiente de la casa

Flameado

Como podrás deducir por su nombre, este tipo de acabado consiste en aplicar temperaturas altísimas (2800 ºC) en la superficie de piedras de granito. Con el calor se desprenden de la superficie esquirlas y lajas de piedra, que hacen que la superficie sea aún más resistente y su aspecto sea rugoso y cristalino.

En general se recomienda utilizar el flameado para revestimientos exteriores.

Serrado

En esta técnica se corta un bloque de piedra consiguiendo una superficie lisa, de color blanquecino mate, poroso y rugoso al tacto. En general, el serrado se utiliza en granito, mármol, caliza y arenisca.

Seguí leyendo:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!