¿Mi mascota se da cuenta cuando la estoy pasando mal?

Tanto perros como gatos tienen la capacidad de percibir las emociones fuertes de sus dueños. Te contamos cómo les afecta.

Por muy descabellado que suene, las mascotas son seres inteligentes que pueden percibir tanto los momentos tensos como los alegres. Tienen una capacidad emocional que los hace comportarse como seres humanos, comprendiendo los duelos y celebrando los logros. Descubrí cómo tus emociones afectan a tus mascotas.

Mascotas con emociones humanas

Todos sabemos que tanto los perros como los gatos han demostrado ser animales conscientes del entorno que los rodea, incluyendo de nuestra propia presencia. Estas mascotas también son capaces de percibir nuestros estados emocionales cada vez que presentamos un sentimiento fuerte.

Te puede interesar: Cómo envejecen los perros y en qué se parecen a los humanos

Se dan cuenta de que estamos felices por el entusiasmo que tenemos durante el día, o tristes y angustiados cuando estamos desganados. Los gatos y perros son capaces de interpretar esos estados emocionales de los humanos y entender si significa algo positivo o negativo. Tal es así que, al entender estos sentimientos, también les llega a afectar a ellos.

A través de varios estudios recientes, se logró comprobar que nuestro comportamiento y la química corporal que controla nuestras emociones son capaces de generar algún tipo de reacción en las mascotas con las cuales convivimos diariamente: gatos y perros. Y no solo son capaces de captar e identificar cada uno de nuestros sentimientos (ansiedad, miedo, felicidad, estrés, tristeza, angustia, euforia, etc.), sino que también se les contagian.

Tanto los perros como los gatos son animales muy sensitivos y dependen emocionalmente de sus humanos

Esto se debe a que los animales son susceptibles de sufrir problemas relacionados con la ansiedad, como por ejemplo por culpa de una separación. Al contagiarse de estos sentimientos humanos, los animales se vuelven más vulnerables a ellos, y lo terminan demostrando en su conducta: estar más cansado que otras veces, saltar de la alegría, quedarse quieto sin hacer nada por la tristeza, etc.

Se trata de un fenómeno con sustento comportamental, físico y químico conocido como contagio emocional interespecie. Este fenómeno es el que explica cómo nuestras propias emociones humanas son capaz de ser transmitidas y llegar a la consciencia anima.

Leer más: Por qué los gatos actúan raro, según los especialistas

Luego de entender que nuestras mascotas son capaces de sentir las mismas emociones que nosotros, hay que comprender que si nuestro estado de ánimo constante es negativo, el de los animales también lo será. Es por eso que tenemos que tener en cuenta que lo que hagamos puede perjudicar o no a nuestros compañeros peludos.

Razones del contagio emocional

Una de las explicaciones para entender esta transmisión de sentimientos a nuestros perros o gatos son las hormonas. Una de las posibilidades es mediante la liberación de determinadas hormonas, como por ejemplo la oxitocina. Inclusive se puede dar por cambios ligeros como una alteración en nuestra temperatura corporal, lo cual hará que ciertas neuronas relacionadas al circuito emocional se activen.

Podés ver: 10 cosas que las mascotas adoran que les hagas

Otra de las razones para entender bien este fenómeno es asimilar que animales como los perros son seres empáticos que pueden llegar a ser muy propensos a los sentimientos. En ese sentido, si bien que sus dueños están tristes, decaídos o extremadamente estresados, el perro nota ese comportamiento y se siente triste por el sufrimiento que esas personas tienen que pasar.

Continuar leyendo: