Consejos para ser un turista sustentable y cuidar el medio ambiente

La actualidad nos exige ser cada vez más conscientes de nuestro entorno. Recomendaciones para cuidar la forma de interactuar con aquello que nos rodea.

El destino no es lo único importante al pensar en vacaciones que sean amigables con el entorno, ya que indistintamente si se prefiere la ciudad o la naturaleza, siempre hay que ser consciente de los residuos y del impacto que tiene nuestra visita. Para disminuir al mínimo estos impactos y optar por un viaje o escapada más sustentable, te acercamos algunos consejos para que tengas en cuenta si estás cerca de un viaje o estás panificando uno.

El turismo sustentable busca conservar y cuidar la biodiversidad del lugar, a través de encontrar un equilibrio entre lo social, económico y lo ecológico. Persiguiendo este objetivo, localidades y diversas ciudades comenzaron el proceso para convertirse en destinos sustentables. Además, hay varios consejos que los turistas pueden considerar para colaborar con esta iniciativa.

expedicion viajar

Te puede interesar: Turismo eco-sustentable en la Patagonia: el hotel que lo tiene todo

Cómo convertirse en un turista sustentable

Como remarcamos anteriormente, para ser un viajero amigable con el entorno, no hay que perder la vista a la sociedad, la ecología y la economía. Si se tienen en consideración estos tres ejes al momento de tomar decisiones, la visita sin dudas será positiva. La clave está en reducir el impacto ambiental en las acciones y decisiones que tomamos.

Cuidá el entorno

Durante toda la estadía, y en cada actividad que se realice como caminatas y excursiones, es fundamental que cuides al máximo la conservación de la biósfera del lugar y no alteres de ninguna manera el ecosistema o la biodiversidad local. Llevarse una bolsita para los residuos y guardarlos en el bolsillo o mochila es un buen consejo para evitar dejar desechos en zonas naturales o ciudades y contaminar. Recordá que al dejar desechos en lugares naturales, estaremos desregulando el medioambiente natural. Tampoco te lleves elementos naturales a modo de “recuerdo” como piedras, árboles o flores.

No alimentes a los animales locales

Los animales ya tienen su propia alimentación y darles comida que va por fuera de su dieta natural solo le hará mal a su salud. No solo no los alimentes, sino que evitá dejar desechos de comida ya que pueden creer que, por su olor, es comida y al comerlo pueden intoxicarse.

Podés leer: Los destinos más ecológicos y sustentables del mundo

Elegí correctamente el hospedaje

Actualmente la mayoría de los alojamientos brindan información sobre sus acciones de sustentabilidad, por lo que muy probablemente tendrán a la vista alguna certificación “verde”, en caso de contar con una. Si no, es importante considerar que hagan un uso responsable del agua y energía, la forma en que gestionan sus residuos, y cómo y cuánto esto afectan al entorno al que pertenecen. Un ejemplo de esto es la frecuencia y forma en la que lavan los elementos de la habitación, como toallas y sábanas.

Considerá tu movilidad

Para moverse por el lugar y sus alrededores, siempre que sea posible, es mucho mejor elegir un medio de transporte sustentable, como la bicicleta o ir caminando. Es la mejor opción en cuanto al ejercicio físico, el precio, y su impacto en el ambiente.

El transporte público o compartido es una buena opción para evitar los vehículos particulares y la sobrecarga de ellos en los diferentes lugares. Incluso en el caso de alquilar un auto o camioneta, hacerlo por horas en lugar de por días es una buena forma de minimizar su uso.

Paris en bicicleta

Podés leer: París en bicicleta: una de las mejores formas de conocer la capital francesa

Compromiso con lo local

Este punto es fundamental y fácilmente aplicable en diferentes momentos del viaje. La clave está en priorizar el consumo de productos y servicios locales. Desde los trabajadores del hospedaje, los espacios que se elijan para comer o para conocer, y las compras que se hagan durante la visita, siempre que el aporte sume a la economía del lugar es mucho mejor. Un ejemplo de esto es la gastronomía: la mejor opción es consumir productos que se realicen con materia prima local o que sean productos regionales elaborados en el lugar de origen. De esta forma se fomenta su consumo y obtienen trabajo los lugareños.

Si te gustó esta nota, leé más: