Solsticio de junio 2020: cómo aprovechar su energía cósmica

El 21 de junio llega, además, junto a un eclipse de Sol. Qué simbolizan ambos fenómenos y cuáles son los desafíos a los que nos enfrentan en un año tan complejo.
solsticio de junio

La Tierra, en su órbita alrededor del Sol, recorre un camino repetitivo y predecible. Cada año atraviesa cuatro momentos que alteran los porcentajes de luz solar en el planeta y cambian las estaciones: la inclinación del eje planetario es la que genera estos movimientos dinámicos con sus cambios de temporada.

Los tiempos de solsticios -de Sol quieto- suceden cada 21 de junio y 21 de diciembre; y los de equinoccios -equidad de noches- suceden cada 21 de septiembre y 21 de marzo, durante los cuales el día y la noche duran lo mismo y los porcentajes de luz se distribuyen de manera pareja.

Para la Astrología, tanto los equinoccios como los solsticios, al implicar un cambio en la distribución de luz en la Tierra también sugieren movimientos de conciencia en todo el planeta y oportunidades de comprensión de las situaciones que se están atravesando.

cuándo hay eclipse en 2020

Podés leer: Los efectos emocionales y energéticos del eclipse: consejos para transitarlo

¿Qué simbolizan los solsticios?

En tiempos de solsticios, el Sol “parece” estar quieto por tres días para retomar, luego, su camino hacia el Sur (en junio) y hacia el Norte (en diciembre).

En el solsticio del 21 de junio, los rayos del Sol caen verticales sobre el trópico de Cáncer y, después de 3 días, reinicia su camino hacia el Ecuador para caer vertical en el siguiente equinoccio sobre la linea media del planeta.

En cada solsticio, el Sol alcanza su mayor o menor altura en el cielo generando máximas horas de luz en verano y máximas horas de oscuridad en invierno. Esta extrema polarización de la luz de los solsticios simbolizan máxima capacidad de “hacer luz” o consciencia sobre nuestros aprendizajes de vida.

Podés leer: 21 de junio: cómo afectará a cada signo el Eclipse «Anillo de fuego»

El 21 de diciembre, en el solsticio de invierno del hemisferio norte, la noche más larga del año es honrada como un tiempo sagrado y de gran riqueza espiritual​. Sincrónico a la Noche Buena, abundan los rituales de luz, fuegos artificiales, velas, y luces en el árbol navideño.

En cambio, el sol quieto del invierno del Sur -cercano al 21 junio- lamentablemente no cuenta con semejantes festejos de luz. Las luces simbolizan el recordatorio de la luz interior y la esperanza del retorno de los días soleados y nos recuerdan que en verdad en cada solsticio de invierno el Sol comienza a regresar e iremos superando la época más oscura del año.

Aunque son tiempos donde podemos sentir mayor melancolía y desesperanza también podemos percibir al solsticio de Invierno como una celebración del nacimiento del Sol pues el astro rey comenzará de a poco a alargar los días.

beneficios del palo santo

Podés leer: Beneficios del Palo Santo: propiedades de la madera sagrada

Temporada de eclipses: el inicio de un cambio de conciencia

En este 2020 tan particular, el periodo de máxima oscuridad y de máxima caída de la fuerza vital en el hemisferio Sur sucede -llamativamente -sincrónico a la temporada de eclipses.

En el eclipse solar de este 21 de junio 2020, el Sol “se apaga” brevemente para llamar la atención de nuestras conciencias. Este eclipse solar se hace en grado 0 del signo de Cancer y pide mayor consciencia sobre las temáticas del signo de Cancer y nos estimula a tomar responsabilidad sobre como nos tratamos en la gran familia humana de la que somos parte.

Entre otras cosas, evidencia que los “derechos humanos” quizás sean solo para “algunos pocos humanos”. En tiempos de globalización de las comunicaciones se evidencian realidades de carencias y precariedad en la vida de muchos humanos que conocíamos pero que no nos ocupábamos por resolver.

horoscopo

Leé también: ¡Alerta! Mercurio retrógrado: a qué signos afectará

También sugiere desafíos de solidaridad postergados para preguntarnos cuánto más podemos excluir a las personas eternamente excluidas de acceder a medicinas, vacunas y alimentos. Y nos desafía a evaluar cómo organizamos nuestras naciones y Estados -en general carentes de líderes- con respuestas claras para encarar esta nueva realidad.

Se dice que los eclipses activan las temáticas que habremos de resolver durante los próximos 6 meses. ¿Estaremos a la altura de estos desafíos? Parece urgente la necesidad de hacer grandes cambios en la humanidad y resulta muy llamativo que este año el solsticio y los eclipses vengan juntos considerando que ambos eventos que se asocian a la toma de conciencia.

 

Podés leer: Qué es la carta astral: por qué es clave el momento en que naciste

 

Te puede interesar:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo