Beauty tips: trucos para elegir bien un perfume

Son nuestro mejor reflejo, sumando “ese” toque que imprime en el otro una huella imborrable. Claves para conocer cuál es el que mejor va con vos y cómo hacer que perdure más en tu piel.

Ligados a los aromas de la naturaleza, a lo largo de la historia los perfumes fueron el elemento de seducción por excelencia. En forma de ungüentos, cremas o líquidos –como los conocemos hoy en día- nos acompañan y distinguen.

El arte de la perfumería nació en el antiguo Egipto y luego fue perfeccionado por los árabes y los romanos. A Europa llegó durante el Renacimiento y en el siglo XIV fue en Francia donde se comenzó a cultivar flores con el único objetivo de elaborar fragancias.

“Marilyn, ¿qué es lo que llevas en la cama?”, le preguntaron a la Monroe, un verdadero ícono que allá por los años ’50 marcaba tendencia. “Yo solo me pongo Chanel N º 5”, respondió sin dudar

Es que esta maravillosa alquimia de aceites esenciales, alcohol y fijadores nos distingue, nos da seguridad y nos hace sentirnos más atractivas que nunca. Pero, ¿cuál es el más adecuado para vos? Lo descubrimos juntas.

 

Un mundo mágico

Muchas veces habrás escuchado hablar de las “notas” de un perfume. ¿Qué son? Es la mezcla de los distintos aromas que, en una proporción única, le dan la característica particular y única a cada fragancia. A la hora de clasificarlas, los expertos lo hacen así:

  • Notas de fondo: Son la base del perfume y en donde se imponen los aromas de más larga duración como los de maderas y las especies. A la hora de olerlos, son los que más tardamos en percibir pero también son los que más perduran y le dan carácter a la fragancia. Además, son las que más varían con cada tipo de piel, por eso se sienten distintas en cada una de nosotras.
  • Notas de corazón: Son manos pesadas, se insinúan a partir de la media hora en que te pusiste el perfume y perduran hasta unas dos horas después.
  • Notas de entrada: Súper ligeras, son las primeras que se dejan sentir. Volátiles, son como una “primera impresión” que sobresale apenas te ponés el perfume y no perdura más de media hora.

A la hora de elegir un perfume, también es importante conocer las “familias” que utilizan los perfumistas. Hay cítricas (limón, naranja, bergamota); frutales (frutilla, manzana); florales (jazmín, rosa, musk); orientales (clavo, pimienta, regaliz); amaderadas (sándalo, patchuli, cedro); y Chipre (una compleja combinación de maderas y frutas).

Con sello propio

¿Nunca te pasó que te regalaron un perfume súper conocido y carísimo y no te gustó para nada? Es que elegir una fragancia es algo ultra personal. De hecho, una misma marca no le queda igual a dos personas.

Lo primero que tenés que tener en cuenta es tu tipo de piel. Si tenés la piel seca (incluso en invierno todas solemos tenerla así) te van a sentar mejor las esencias un poco más intensas, como las amaderadas y las orientales. En cambio, en verano o si tenés la piel más grasa inclinate por los más suaves como los cítricos o florales.

“Esta maravillosa alquimia de aceites esenciales, alcohol y fijadores nos distingue, nos da seguridad y nos hace sentirnos más atractivas que nunca”.

Además, tu forma de ser también es fundamental en el momento de la elección. Si te caracterizás por tu aire juvenil (¡no importa la edad que tengas!) las fragancias ideales serán las de flores –como rosa o jazmín- y las más dulces –como la manzana o el caramelo-. Si sos divertida y súper activa, las cítricas te van a quedar divinas. En cambio, para transmitir un estilo más elegante, las orientales y las amaderadas son ideales.

Para que dure y dure…

“Lo bueno viene en frasco chico”, asegura un conocido dicho. Y en lo que hace a las fragancias, es una verdad irrefutable porque los buenos perfumes son carísimos y, sí… Vienen en envases pequeños. Por eso, para ponermos unas pocas gotas y que nos perdure a lo largo del día hay alguno secretos.

  • Lo mejor es que la piel esté bien limpia. Por eso, después de la ducha o de un buen baño, es el momento perfecto.
  • Aplicá sólo unas gotas o, si es en spray, muy poca cantidad. De lo contrario, puede resultar muy fuerte y hasta agresivo. Nunca acerques demasiado el frasco, lo indicado es unos 10 centímetros.
  • Hay algunos lugares particulares del cuerpo, que suelen tener más temperatura que el resto, porque por allí la sangre circula más cerca la piel. Al estar más clientes, en estas zonas el perfume se evapora  más lentamente y, por lo tanto, perdura más. ¿Cuáles son? El interior de las muñecas, el cuello, el escote y las orejas.
  • Fundamental: no lo refriegues o frotes. Simplemente aplícalo y déjalo que se absorba y seque sólo.
  • Y un último truco: si llevás algún foulard o pañuelo, perfumalo. Esto también te va a ayudar a mantener la fragancia todo el día.

 

Fuente: IDEAS Mercado Libre

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!