Abuso infantil: señales a las que prestar atención

El psicólogo especializado en familias Alejandro Schujman establece ejes para la prevención y la detección precoz.
abuso infantil

Cuando quien debe cuidar y velar por la integridad de quienes más amamos transgrede y rompe la confianza depositada es el horror. Cuando quien tiene la salud física y emocional de nuestros niños en sus manos y tritura este tesoro preciado es el horror. Cuando el cuerpo y la psiquis de una criatura es invadido, vulnerado y ultrajado es el horror.

La pedofilia es quizás una de las aberraciones más espantosas de la humanidad. Existe, existió y existirá. Por desgracia no tenemos los elementos para erradicarla como si fuera una plaga. En estos días una vez más el impacto de las noticias pone en descubierto uno de los temas más sensibles y delicados que nos atraviesan, el abuso sexual infantil.

Podés leer: El corto animado que enseña a no confundir abuso con amor en la adolescencia

Los adultos debemos como cuerpo social mantenernos en un delicado equilibrio entre el alerta para detectar las señales que los chicos dan, pero cautelosos de no entrar en psicosis colectiva y sobreprotección porque los extremos no son saludables.

La enorme mayoría de los adultos que trabajan con niños en las áreas de salud y educación lo hacen desde el amor y la vocación genuina y no desde la perversión y los intereses más oscuros. Los dos ejes que debemos tomar en consideración para prevención y detección precoz de estas aberraciones son:

  • Poder leer y tomar a tiempo las señales que los niños nos brindan cuando una situación de abuso sexual da inicio.
  • Educar a nuestros niños, empoderarlos para que puedan pedir ayuda, romper pactos perversos con los abusadores y decir NO. Y en este punto el cumplimiento de la Educación Sexual Integral es fundamental.

Y agrego un tercer elemento: un antídoto frente al horror es el desarrollo de la valentía, clave para salir de la trampa del “no te metás“, tan propio de los argentinos en estos tiempos. Valentía para denunciar por los canales correspondientes aquellas certezas que nos conduzcan a la posibilidad de poner fin a una situación de abuso sexual infantil. Desde las trincheras, consultorios, aulas, colegios, lugares de trabajo, vecindarios.

Cuando lo que aparece frente a nuestra mirada es claro no importa si a quien tenemos que denunciar es a un amigo, compañero de trabajo o vecino. Si lo que está en juego es la niñez desamparada, vulnerada y ultrajada, no importa el costo y no tiene lugar la tibieza. Seremos cómplices si nos silenciamos, seremos valientes si avanzamos. El coraje de decir, antídoto de estos tiempos. Aclaro: siempre que hay un niño abusado hay un niño desamparado y en el más gélido estado de soledad.

abuso de menores

Leé más: Maltrato infantil: cómo actuar si sospechás que tenés un caso cerca

La niñez es indefensión y si no lo protegen quienes debieran, es decir, el primer cordón de crianza, debemos hacerlo quienes observando desde una periferia más o menos cercana tenemos sospechas ciertas de que algo anda mal.

A veces lamentable y horrorosamente son los familiares más cercanos los que perpetran la situación de abuso y la complicidad es casi tan aberrante como la consumación misma de la pedofilia. No tenemos la solución en nuestras manos, nos excede, pero me atrevo a decir que siempre que un niño es abusado es posible que exista al mismo tiempo un adulto que sospecha, si puede poner la palabra a rodar en lugar de dudas y miedos habremos ganado un montón.

Los niños siempre dan señales

Los niños, aun desde las etapas más tempranas dan siempre señales e indicios cuando algo de lo no saludable se hace presente en sus universos.

Antes de enumerar posibles signos de alerta quiero aclarar que la enorme mayoría de estas señales pueden suceder como indicadores también de diversas situaciones que nada tienen que ver con el abuso sexual. Dicho y aclarado esto digo, deben los adultos estar atentos si un niño:

  • Modifica de manera persistente y duradera su estado anímico, manifestando oleadas de tristeza sin “motivo aparente”.
  • Se vuelve notablemente más retraído de lo que habitualmente suele ser.
  • Manifiesta cambios en su actitud corporal, mostrando rechazo a las muestras de afecto naturales por parte de su entorno más cercano.
  • Presenta conductas regresivas en cuestiones atinentes a su desarrollo, por ejemplo, después de haber logrado el control de esfínteres y haber dejado los pañales vuelve a hacerse pis encima ya sea de manera diurna o nocturna.
  • Cambia su rendimiento académico, en el aula se muestra desconcentrado, disperso y ausente.
  • Modifica abruptamente su conducta, estado anímico o intensidad de sus emociones.
  • Cambia el ritmo del sueño, se despierta con pesadillas, se pasa a la cama de los padres cuando esta conducta no era habitual.
  • Presenta cambios en sus juegos habituales, plantea juegos de roles en donde quizás escenifique las situaciones sufridas en el vínculo con su abusador.
  • Reproduce diálogos en sus escenas de juego que no son habituales, algunos con contenido sexual.
  • Presenta lesiones o marcas en sus partes íntimas.

Estas últimas tres señales son las más claras evidencias de una posible situación de abuso sexual.

También podés leer: Cómo acompañar la sexualidad de nuestros hijos con naturalidad

Vuelvo a decir para no encender falsas alarmas que muchas de estas manifestaciones pueden y suelen darse en los niños sin que medie nada parecido a una situación de abuso sexual. Por ejemplo, un niño puede volver a hacerse pis en la cama como consecuencia del nacimiento de un hermanito y su intento por seguir “siendo el más chiquito”.

De todas formas, si una o más de estos signos se presentan, será prudente realizar una consulta profesional para intervenir y diagnosticar si existe o no una situación de esta índole, o bien identificar que otro tipo de conflicto está atravesando el niño como disparador de alguno de estos síntomas.

Los niños siempre dan señales, cuerpo y psiquis reaccionan repeliendo situaciones que son dolorosas, invasivas y traumáticas, estemos atentos, que la negación de los adultos no sea un canal de complicidad de una situación traumática que lleva años poder elaborar, y deja marcas que son para siempre.

Que sepan decir NO

Debemos en estos tiempos educar a nuestros niños para que puedan pedir ayuda, para que puedan dar lugar a la palabra y que ante el mínimo indicio de vejación o invasión a sus cuerpos por parte de cualquier adulto puedan decir (por supuesto a partir de tener incorporada la palabra en su desarrollo) lo que está sucediendo. Debemos saber también que en este campo de la perversión la mayoría de los casos de abuso sexual infantil sucede en el marco de los ámbitos familiares y el círculo íntimo de los niños.

Te puede interesar: Miedos en la infancia: cómo ayudar a los niños a vencer sus temores

Los abusadores apelan a lo estrecho del vínculo con las víctimas para hacer pactos siniestros de silencio “esto es un secreto entre nosotros, nunca lo digas” y los niños muchas veces respetan y acatan este pedido experimentado además un sentimiento de culpabilidad por sentir que ellos están haciendo algo malo.

El sufrimiento de un niño abusado es horroroso.

Debemos los adultos extremar las medidas precautorias y explicar a nuestros niños que “su cuerpo es de ellos, que nadie puede ni debe tocarlos en sus partes íntimas” .

  • Debemos explicarles la diferencia entre el contacto físico “bueno” y “malo”. Besos en la mejilla, abrazos, caricias en el pelo.
  • Ayudarlos a distinguir entre el afecto tierno y el abuso para que puedan pedir inmediatamente ayuda.
  • Que el cuerpo tiene partes privadas que nadie debe tocar ni pedir ver. Nadie puede entrometerse en él, que el cuerpo es un templo, que deben cuidarlo y cuidarse.
  • Que no deben guardar ningún secreto con nadie que se los pida, bajo ningún concepto.

Tampoco debemos obligar a nuestros niños a saludar a quienes no quieran. “Dale un beso a la tía”, “saludá, no seas maleducado”: educamos niños sumisos de esta forma, y con menor capacidad de defensa frente a situaciones de abuso. Debemos enseñarles a decir NO, gritar y pedir ayuda si sienten que son invadidos en su cuerpo, y que nada malo están haciendo si lo expresan.

Podés leer: Jugar, leer cuentos, festejar un cumple: derechos que muchos argentinitos no tienen

Recomiendo miren “El libro de Tere” y “El libro de Sebas”, herramientas útiles para prevenir los abusos infantiles y empoderar a niñas y niños.

Una excelente manera de criar y educar hijos empoderados es ayudarlos a construir la categoría de la autonomía desde muy pequeños. A partir de los primeros años de vida darles herramientas para que puedan gestionar su higiene personal, bañarse, limpiarse cuando van de cuerpo, poder cambiar solos su ropa interior cuando la ensucian, entre otras medidas.

Cuanto antes lo logren dejarán de depender de manos ajenas que aún con las mejores intenciones tocarán sus cuerpos. Durmiendo solos, haciéndose cargo de su propio cuerpo para dejar de tener un cuerpo hipermanipulado por distintos adultos cuidadores. Autonomía y pudor, una dupla que los fortalece y que se educa desde muy temprano. Las situaciones de abuso sexual infantil suelen ser procesos que se construyen desde un acercamiento gradual a los niños por personas de su círculo íntimo. Cuanto antes detectemos e interrumpamos la secuencia de abuso menor será el daño sufrido por las víctimas.

miedos en los chicos

Leé también: Facundo Manes: enfrentar el miedo

No lograremos que los pedófilos dejen de existir pero podemos implementar redes que cuiden a nuestros niños de estos enfermos. Aclaro que es una enfermedad de la cual el perverso es consciente e imputable. No hay en la pedofilia emoción violenta, hay premeditación y alevosía. El horror existe y existirá, pero podemos como adultos crecer en la prevención y detección precoz.

Construyamos redes de cuidado, los niños son el elemento sensible a cuidar, son lo más valioso, abramos ojos, sin enloquecer, sin cazas de brujas, con sensatez; oídos atentos y miradas prestas. Escucho en el consultorio numerosos relatos de adultos que han sufrido de niños situaciones de abuso pero el silencio aun en sus años de adultos sigue siendo rey. Muchos manifiestan que alguna vez quisieron pedir ayuda y no fueron oídos, a veces la negación de los dolores es una reacción casi instintiva “a mí no me puede pasar”, pero pasa, y cuanto antes tomemos medidas, menor será el daño.

Te puede interesar: Campaña contra el abuso sexual en el Líbano: mirá el video

Construyamos vínculos de confianza para que los niños puedan encontrar refugio rápidamente si alguna de estas atrocidades suceden. Despeguemos oídos y miradas atentas, palabra puesta a circular , y valentía, mucho coraje para estar a la altura de lo que la infancia requiere del mundo adulto.

“No maltrates nunca mi fragilidad, pisaré la tierra que tu pisas…”

Ni más, ni menos, los niños nos precisan, estemos a la altura de las circunstancias.

  • Alejandro Schujman es psicólogo especializado en familias. Autor de Generación Ni-Ni, Es no porque yo lo digo y Herramientas para padres. El 9/6 presenta junto a Laura Escobar “Ordenando vínculos” en el Teatro Picadero.

Seguí leyendo:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!