Por fin: diluvio histórico en Australia termina el flagelo de los incendios

A pesar que el diluvio puede traer como consecuencia inundaciones y desmoronamientos, la lluvia es bienvenida para combatir los incendios y la sequía
llueve en Australia

Una lluvia histórica en Australia cierra una etapa durísima para el país y el mundo lo celebra. A la prolongada sequía de varios meses, se sumó el flagelo de los incendios forestales y millones de animales perdieron sus vidas. Fueron semanas desoladoras pero un fuerte diluvio trae alivio y logra terminar con una dura temporada.

El volumen de lluvias es intento y permanente, algo que no ocurría en Australia desde hace más de hace 20 años. El diluvio fue tal que logró apagar en un solo día 20 incendios activos en Nueva Gales del Sur.

“Hay muchas sonrisas en el lugar”, dijo el comisionado del Servicio de Bomberos Rurales de NSW (RFS), Shane Fitzsimmons, que venía pasando semanas enteras emitiendo órdenes de evacuación por los incendios. “La lluvia es buena para los negocios y las granjas y también es muy buena para apagar los incendios con los que hemos estado lidiando por muchos, muchos meses”, añadió.

canguros australia

Podés leer: Australia: canguros y koalas se acercan a las personas para pedir ayuda

Cómo no celebrar enorme bendición de la naturaleza. Con más razón debemos respetarla y agradecer la oportunidad que nuestra madre tierra nos dá para enmendar el daño que le provocamos a diario.

El clima, entre extremos y peligros

El problema que están advirtiendo las autoridades de Australia es que es tal el diluvio que, ahora, el riesgo es otro: semejante temporal trae aparejado posibles inundaciones y deslizamientos de tierra.

De hecho, funcionarios de Nueva Gales del Sur, el estado más poblado de Australia, advirtieron sobre estos dos peligros y encendieron el alerta sobre las consecuencias de un cambio climático que lleva al mundo de un extremo al otro en pocas semanas.

incendios en australia

Leé además: Muchas especies se extinguirán tras los incendios en Australia

 

Seguí leyendo: