La tecnología blockchain podría evitar que funcionarios corruptos roben a los comedores escolares

La tecnología puede ser una gran aliada para controlar la asignación de fondos públicos y combatir la corrupción. El caso de Colombia.

Un informe sobre sobornos en el extranjero de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indicó que el 57% de los casos de soborno ocurrieron para ganar un contrato de compras del sector público. En lo que respecta a la asignación de los presupuestos nacionales para adquisiciones, la OCDE informa que se estima que entre el 20% y el 25% se pierde por corrupción a nivel gubernamental en todo el mundo.

Con la envergadura de los contratos públicos, que pueden valer varios millones de dólares, los sistemas de adquisiciones del sector público son un componente importante del gasto de un país. En Colombia, donde el Foro Económico Mundial conjuntamente con otros socios está desarrollando un nuevo proyecto innovador para abordar las brechas en la transparencia del gobierno, la proporción del PIB atribuido a las adquisiciones del sector público es del 12,5 %, lo que representa el 35,7 % del gasto total del gobierno.

Podés leer: Por qué no se recupera lo robado por la corrupción

Se estima que el costo anual de la corrupción en Colombia es de 17 mil millones de dólares, lo que equivale al 5,3 % del PIB de la nación. De este monto, se estima que 7,2 mil millones de dólares, o el 10 % del presupuesto anual del gobierno, se perderá por la corrupción en el sector público, incluyendo las adquisiciones.

Por los procesos de licitación históricamente complejos y turbios, las relaciones estrechas entre funcionarios públicos y empresas y otras partes interesadas, las licitaciones públicas suelen ser la principal forma de corrupción del sector público en los países en desarrollo

Basta con mirar el famoso caso de Odebrecht S.A., la constructora brasileña que, entre 2001 y 2016, realizó tanto financiamiento ilegal de campañas como sobornos a gran escala por alrededor de 800 millones de dólares para asegurarse de obtener más de 100 contratos en 12 países, incluido Colombia.

En Colombia, las compras para los comedores escolares es un microcosmos de los problemas que surgen en las adquisiciones del sector público. Los informes sostienen que el sector público históricamente ha pagado precios altísimos por bienes estándar. El periódico local colombiano El Tiempo, por ejemplo, descubrió que las pechugas de pollo se vendían a los comedores escolares a 12 dólares (COP 40.000), o aproximadamente a cuatro veces el precio en los supermercados locales.

Aún más preocupantes son los informes de que los bienes que se compran no siempre llegan a destino. El exalcalde de Cartagena fue acusado de hacer un acuerdo ilegal de más de 23 millones de pesos colombianos (alrededor de 7000 dólares) para comprar 2,6 millones de panes, de los cuales un millón nunca se entregó en las escuelas.

Podés leer: Cómo recuperar el dinero de la corrupción

Los comedores escolares son la fuente de alimentación más importante para muchos de los niños más pobres de Colombia. ¿Dónde terminan estos alimentos? El Tiempo sostiene que los fondos para su adquisición han terminado en los bolsillos de figuras y funcionarios públicos, así como en los de una pequeña cantidad de contratistas.

El Foro Económico Mundial se asoció con el Banco Interamericano de Desarrollo y la Oficina del Inspector General de Colombia para explorar cómo la tecnología de registros distribuidos puede mejorar la transparencia e integridad del sector público en las compras para los comedores escolares.

El proyecto, que se lleva a cabo este año, es multifacético e incluye una implementación de software con tecnología blockchain para seleccionar a los proveedores de alimentos para los comedores escolares. Está diseñado conjuntamente con varios socios del mundo académico, la industria de TI y organizaciones sin fines de lucro, incluidos economistas e informáticos de la firma consultora sobre economía y gobernabilidad de blockchain Prysm Group, la Universidad Nacional de Colombia, Universidad de California en Berkeley y la firma de seguridad de blockchain Quantstamp.

El Foro Económico Mundial y la tecnología blockchain

La tecnología Blockchain proporciona tres beneficios económicos básicos para muchos procesos: compromiso, coordinación y control. Debido a las funciones de registros de blockchain resistentes a la manipulación, el primer beneficio, el compromiso, puede reducir el riesgo en la contratación pública mediante una mejora en la integridad del registro de datos y la credibilidad de la información a disposición del público. Esto será particularmente beneficioso para la selección del contratista y el control de su desempeño.

En la fase de selección del contratista, que es el enfoque inicial del proyecto del Foro, la tecnología blockchain puede ayudar a mejorar la transparencia, imparcialidad y competitividad en el proceso de licitación

Al obligar a los participantes en una licitación a comprometerse públicamente con los términos del contrato y los criterios de selección antes de que se presenten las ofertas, la solución elimina el riesgo de las solicitudes de propuestas, o de que los criterios de selección se adapten después de la publicación para favorecer a contratistas específicos.

Para los proveedores que compiten, una solución basada en la tecnología blockchain crea registros de ofertas permanentes y a prueba de manipulaciones. Esto impide que una empresa tenga la posibilidad de modificar las ofertas que ha presentado tras recibir nueva información sobre las de la competencia. Además, esta transparencia puede atraer a los vendedores al proceso de adquisición ya que aumenta la percepción de imparcialidad y la imposibilidad de que alguien pueda ganar utilizando criterios de selección claramente definidos.

Podés leer: Ficha Limpia avanza en el Congreso: la sociedad se planta ante la corrupción

Las acciones y decisiones durante la licitación y la evaluación del proveedor se registran automáticamente de manera permanente y visible para el público, lo que significa que el proceso es fácil de auditar. El resultado es un sistema de registro de datos totalmente controlable y preciso que no depende de otros. Es importante destacar que la solución podría incluir una interfaz de usuario para que el público controle las acciones y decisiones, y poder identificar los riesgos en tiempo real, lo que permitiría a las autoridades de supervisión, como la Oficina del Inspector General, investigar posibles actividades corruptas antes de que concluya la licitación.

En términos de supervisar el desempeño del contratista elegido, la tecnología blockchain podría garantizar que la información relacionada con las entregas esté disponible para todos los interesados, incluidos los padres, maestros, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y la prensa. Los participantes, como los maestros, podrían usar el sistema para informar sobre la entrega y calidad de los alimentos en tiempo real. Mejorar la observación en el proceso de entrega y permitir el monitoreo y la participación de las partes interesadas mejoraría la rendición de cuentas formal e informal de los contratistas.

Es importante que cualquier proceso que busque abordar desafíos humanos complejos, como la corrupción, esté acompañado de acciones legales e institucionales que aborden las brechas y las capacidades institucionales necesarias. La tecnología por sí sola no puede resolver desafíos tan arraigados como la corrupción. Si bien el desarrollo de la tecnología de blockchain subyacente es importante, para reducir la corrupción y desarrollar las posibilidades de encontrar nuevas soluciones, también se requiere un diseño económico y de incentivos eficaz.

El marco operativo de Prysm Group para la economía de blockchain tiene más información sobre las palancas de diseño económico. Según un informe de la Organización Mundial del Comercio, la introducción de procesos gubernamentales más eficaces y transparentes puede tener un gran impacto en la economía de un país, y un ahorro de hasta el 10 % puede convertir el déficit presupuestario de los procesos de adquisición en un superávit en algunos países europeos.

El nuevo proyecto diseñado en conjunto con el Foro Económico Mundial para mejorar la adquisición de alimentos para las escuelas públicas es una iniciativa emocionante de gobierno electrónico que expande los experimentos en el sector público para encontrar nuevas soluciones digitales en la cuarta revolución industrial. La solución y las lecciones aprendidas del proyecto se pueden usar en otras jurisdicciones en América Latina y más allá, apoyando nuevos diálogos globales sobre soluciones basadas en la tecnología para la transparencia de los gobiernos y la integridad de los procesos en todo el mundo.

  • Fuente: Cathy Barrera, Economista Fundadora, Prysm Group; Stephanie Hurder, Socia, Economista Fundadora, Prysm Group; Ashley Lannquist, Líder de Proyecto, Blockchain y Tecnología de Registros Distribuidos, Foro Económico Mundial

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!