El último adiós a Sergio Denis: gracias por ser parte de nuestra vida

Grabó 28 discos. Sus temas son entonados en todo el mundo, inclusive en los estadios de fútbol de muchísimos países. Atravesó duros momentos de salud.

Esta mañana del viernes 15 de mayo, luego de poco más de un año de su caída de un escenario durante un recital en Tucumán, murió Sergio Denis. Esa caída lo había dejado en coma con muerte cerebral y así estuvo durante todo este tiempo.

Héctor Omar Hoffmann, conocido por su nombre artístico como Sergio Denis, murió a los 71 años tras batallar 14 meses contra su grave estado de salud. El cantante estaba internado en la clínica ALCLA desde hace unos meses, donde fue trasladado para continuar con el tratamiento al que debió someterse luego de la fuerte caída que había sufrido.

Su vida

Nació en Coronel Suárez, y allí aprendió a tocar la guitarra y a cantar con el folclore como referencia. Cuando terminó la secundaria, en la década del 60, viajó a Buenos Aires para probar suerte y se unió al grupo Los Bambis. En 1969, el sello discográfico CBS le pidió grabar como solista los temas “Fui un soñador” y “Te llamo para despedirme”.

Ahí nació su nombre artístico, Sergio Denis, y comenzó su carrera de solista. Grabó más de 300 canciones (entre propias y covers); lanzó 28 discos; realizó presentaciones multitudinarias en el Luna Park, el Teatro Ópera, además de participar en festivales emblemáticos como el de Cosquín o el de Baradero. En su auge llegó a hacer 130 actuaciones por año.

Se convirtió en un ícono del romanticismo e hizo bailar a miles de personas con hits como “Te quiero tanto”, “Quereme”, “Cada vez que sale el sol”, “Yo soy la aventura”, “Cómo estás querida” y “Dame luz”, entre otros.

Pero en la década del 90, sufrió algunos problemas económicos que terminaron con causas por estafa en su contra. Los inconvenientes surgieron tras la compra del Teatro Coliseo de Lomas de Zamora, una inversión que desató una seguidilla de cheques sin fondo, deudas para tapar otros huecos económicos y hasta un par de detenciones, acusado de “estafa”, en 1997 y 2003.

Como consecuencia, su estado de salud se deterioró y perdió la voz. Estuvo cuatro años sin poder cantar. En el 2000, pudo relanzarse con el disco La vida vale la pena

Pero otra vez surgieron problemas. Esta vez de salud. En mayo de 2007 pasó 17 minutos sin signos vitales, por un paro cardiorrespiratorio sufrido en Asunción (Paraguay. “Supongo que estallé por acumulación de quilombos”, resumió las causas de aquel episodio y las preocupaciones de aquellos días.

Después de la estabilización afrontó un largo período de recuperación. Pánico, terapia y una internación de dos meses para someterse a tratamiento psiquiátrico. “Lo de Paraguay no me dio miedo. Me dio más miedo estar en el neuropsiquiátrico”. Una enfermera salió a decir que él tuvo dos intentos de suicidio. Sergio, en cambio, desmintió sus dichos, aunque reveló que sí sufrió angustia y una profunda depresión.

Cerca de cumplir los 70 años (nació el 16 de marzo de 1949), se había convertido en uno los máximos exponentes de la balada y de la música melódica en la Argentina. Con altos y bajos, supo sostenerse en la industria, a pesar de tragedias económicas personales y graves problemas de salud.

El accidente

El artista se disponía a cantar “Te llamo para despedirme” en su show del 11 de marzo cuando se cayó en el foso de orquesta de casi tres metros ubicado delante del escenario. Fue trasladado de urgencia al hospital Ángel C. Padilla.

Tras sufrir múltiples contusiones, el artista ingresó a la guardia de la institución a las 21.45 del lunes 11. Se le realizaron tomografías de cerebro, cuello, tórax, abdomen y pelvis. Los primeros informes médicos señalaron que el artista presentaba “hematomas cerebrales, múltiples contusiones, una hemorragia, un importante edema cerebral, una fractura del hueso temporal en la cabeza y una fractura al nivel de la clavícula y el omóplato”.

“Presenta un cuadro grave con pronóstico reservado”, dijo en ese momento Olga Fernández, directora de la institución. Ese mismo día, Nora Hoffman, hermana del intérprete de “La vida vale la pena” o “Te quiero tanto” había pedido una cadena de oración y aseguró que su hermano estaba “más en manos de Dios que de los médicos”.

Para que sigas leyendo: