La monja rapera que cantará para el papa Francisco en Colombia

María Valentina de los Ángeles se ha convertido en la monja más popular por estos días en Colombia, ya que será una de las encargadas en darle la bienvenida al papa Francisco al país suramericano con su talento, poco común entre las religiosas: cantar rap.

“Demos el primer paso”, un vallenato pop de poco más de cuatro minutos y que incluye una estrofa rapeada, será cantado mientras el pontífice argentino se movilice entre la multitud de fieles colombianos.

Francisco, uno de los impulsores del acuerdo que selló la paz con la mayor guerrilla de Colombia, después de medio siglo de conflicto, estará en Bogotá, Medellín, Villavicencio y Cartagena entre el 6 y 10 de septiembre.

El peculiar estilo de la monja, de 28 años, se dio a conocer en el 2016 durante su participación en el reality show A otro nivel del Canal Caracol. Su talento vocal la llevó a ser invitada por un grupo de músicos denominados como Músicos Católicos Unidos (MCU) a participar en la canción “Demos el primer paso”.

Este es el video clip de la canción:

Va a ser “una oportunidad para mostrarle nuestro cariño a través de lo que sabemos hacer, que es música”, dijo María Valentina. “Colombia te recibe con los brazos abiertos/ a una sola voz te decimos muy contentos/ bendito sea Dios, que en su sabiduría, te ha traído a nuestras tierras para ser su guía”, rapea la monja.

Considera que este género reivindicativo se ajusta a la consigna papal a los jóvenes: “hacer lío”. “Lío en el contexto y en el lenguaje del santo padre es ser diferentes, es ser atrevidos llevando un mensaje de alegría, esperanza, de caridad”, explicó.

María Valentina no es una monja tradicional. Dice que por “comodidad” prefiere usar tenis en vez de sandalias. Toca ukelele y en su adolescencia fue guitarrista de rock.

Y además superó el mal de Nash, una enfermedad hepática que le fue diagnosticada cuando niña y que la obligaba a un trasplante de hígado cuando cumpliera la mayoría de edad.

A los 16 años, cuenta, los médicos se sorprendieron porque tras un chequeo rutinario no había rastro de la afección. Atribuyó su sanación a Dios y un año más tarde se convirtió a la vida consagrada, en la que no abandonó su pasión por la música.

“Mi sueño como música es ser una buena religiosa y hacer música es un segundo (sueño). Quiero grabar más y que la gente más que enamorarse de mi voz, se enamore de Jesús”, apuntó.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!