4 jóvenes mueren cada día en Argentina por culpa del alcohol al volante

Los siniestros viales que tienen como protagonistas a jóvenes conductores alcoholizados generan muerte y discapacidad todos los días. Es un problema que demanda un compromiso urgente de todas las partes.

Eran las 2.30 de la madrugada y la sala de terapia intensiva estaba ordenada como para poder descansar. Teníamos 12 pacientes de 14 camas disponibles, por lo cual, siendo sábado, había altas chances de que se ocupen. Nos dispusimos a dormir con mi compañero de guardia. A las 5 la emergentóloga avisa que ingresa un paciente de 28 años a la emergencia, producto de incidente automovilístico: una camioneta contra un auto, que se llevó la peor parte. Rápido se realizó la evaluación de Víctor, que presentaba politraumatismo: traumatismo grave de cráneo, con traumatismo cerrado de tórax y abdomen, que requirió exploración quirúrgica por un abdomen agudo hemorrágico. El conductor de la camioneta, Alejandro, en claro estado de excitación y ebriedad, solo tenía algunos golpes y pronto se escapó de la guardia. Ingresa Pablo a la terapia intensiva después de la cirugía y, 6 horas después, muere, producto del trauma que presentó.

Esto que describimos es una escena habitual que encontramos en muchos hospitales de la Argentina. Como describimos anteriormente, el alcohol y drogas están presente en los incidentes viales en la argentina. A pesar de que en rutas, caminos, autopistas y calles de la provincia de Buenos Aires rige la ley 13.927, de Tránsito, el alcohol está cada vez más presente.

La norma establece lo máximo de alcohol en sangre que puede tener una persona a la hora de conducir un vehículo, y esos límites son, 0,5 mg/l para automovilistas de vehículos particulares, 0,2 mg/l para motociclistas y 0,0 mg/l para conductores de camiones, ómnibus y cualquier otro tipo de transporte de pasajeros.

¿Qué está sucediendo actualmente? Los siniestros viales que tienen como protagonistas a jóvenes conductores alcoholizados se traducen en un promedio de cuatro muertos cada día en Argentina. Se trata de víctimas de entre 15 y 29 años, que es el grupo etario.

Los siniestros viales son la primera causa de muerte a nivel mundial en la franja etaria que va de los 15 a los 29 años

Analizar los motivos puede llevarnos a encontrar las soluciones para dejar de sufrir pérdidas de vidas jóvenes. Ese es el gran desafío que tenemos como sociedad desde hace años.

En nuestro país, durante el año 2014, según cifras oficiales de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), murieron 5.279 personas en siniestros viales. De ese total, el 24,34% tenía entre 15 y 24 años, es decir aproximadamente 1.300 jóvenes murieron solo durante el 2014 a causa de siniestros viales.

Con estas estadísticas es clave preguntarse qué estamos haciendo en temas de prevención. La respuesta es que poco, muy poco, a la vista de los hechos viales que se producen a diario.

Como describe el Dr. Neira, de Fundación Trauma, la enfermedad Trauma no es solo un problema argentino: el mundo entero adolece del mismo mal. Los especialistas a nivel mundial están trabajando para atacar el crecimiento de estos incidentes viales y evitar semejantes pérdidas. Lo hacen basándose en las causas que las originan, que por cierto son muchas, y aplicando soluciones en cada sociedad.

Lo primero que se piensa cuando hay jóvenes implicados en incidentes viales es que el alcohol asociado a otras sustancias están presentes, lo cual vuelve clave tener campañas sobre este flagelo: el alcohol al volante es un problema serio entre los jóvenes.

Aunque la presencia de bebidas es determinante, no es el único de los motivos de los siniestros. También intervienen otras drogas licitas o ilícitas y algo más:

Está comprobado que hasta alrededor de los 25 años no se termina de formar por completo en el individuo el sentido del riesgo. Los jóvenes se sienten inmortales y piensan que “esas cosas” no les van a pasar. Arriesgan más de la cuenta y no ponderan el riesgo como lo haría un adulto

Esto es lo que describen los especialistas del ANSV.

Otro motivo a tener en cuenta son las distracciones en la era de la tecnología: el uso de teléfonos celulares, el envío o recepción de mensajes de texto o la utilización de auriculares son también causa de incidentes viales hoy. Las distracciones al volante -el hacer acciones simultáneas- son riesgosas y más aún si está el alcohol presente.

Las estadísticas impactan pero esconden historias de profundo dolor, de familias destrozadas, de vida detenidas. Para los que no lo conocen, Pablo es una víctima más de los siniestros viales, y Alejandro seguirá su vida y, seguramente, volverá a conducir un vehículo a pesar de haber matado por conducir ebrio.

Cada historia duele. Pero es fundamental ver también que son muchas las historias, muchas las vidas truncadas, demasiados los casos. Hay mucho para hacer en temas de Seguridad Vial. Por eso es un problema de todos y cada uno tiene que asumir su responsabilidad.

 

Por Ma. Gabriela Vidal. ( Medico Especialista en Terapia Intensiva. Hospital Interzonal de Agudos Gral. San Martin de la Plata. Presidente Comité de trauma de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva) y Alejandro Risso Vazquez (Medico Especialista en Terapia Intensiva. Coordinador Medico Terapia Intensiva Sanatorio Otamendi y Mirolli).

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!