Cambio climático: diez formas sencillas de reducir tu impacto ambiental

Detener el calentamiento global es un trabajo de todos

El cambio climático es una realidad. Miles de naciones se han unido para detener los efectos que la producción y el consumo tienen el medioambiente. Sin embargo, si realmente queremos detener el calentamiento global tenemos que aportar nuestro granito de arena.

Leer más: Premios y reembolsos, la solución noruega para registrar más y mejor

Hay muchas cosas sencillas que podemos hacer por reducir nuestro impacto ambiental y contribuir así a dejar un mundo mejor para nuestros hijos. Te contamos cuáles son.

¿Qué puedo hacer para reducir mi huella de carbono?

La huella de carbono es una forma fácil de medir el impacto que una persona genera- de forma directa o indirecta— en el planeta en su vida cotidiana.

Consumí local

Comprar productos locales evita los grandes traslados de mercadería y disminuye tu huella de carbono. Además, genera un comercio justo y mantiene activa la agricultura en nuestro lugar de origen.

Bolsas de tela

Las bolsas de plástico tardan alrededor de 150 años en degradarse. Reducir los deshechos plásticos es una de las mejores cosas que podemos hacer por el medioambiente: cuando vayas al supermercado, usá una mochila o bolsas de tela (además de ser reutilizables, son más resistentes).

Mantene el auto en buen estado

Un auto en buen estado genera menos emisiones de gases de efecto invernadero. Otro punto interesante es usar el auto solo cuando sea estrictamente necesario y conducir sin forzar el motor para que contamine menos.

Leer más: Trabajar cuatro días a la semana puede ser bueno para la salud del planeta

Comé menos carne

No es necesario volverse vegano pero sí consumir carne de manera consciente. Las vacas liberan más gas metano que todo el transporte del mundo, especialmente cuando son alimentadas en feed-lot. Es por eso que otra forma de cuidar el ambiente es comer carne que haya sido alimentada por hierbas de pastoreo.

RRR

Los tres principios ambientalistas son: reducir, reutilizar, reciclar. No te pedimos que pases todo el día pensando esto pero antes de comprar algo que solo vas a usar por pocos minutos, pensá en el planeta y cuánto tiempo necesita ese producto para degradarse. Antes de tirar algo también podés pensar si podés usarlo para algo más.

Bicicleta 

Reemplaza el auto o el transporte público por la bicicleta. Esto además de reducir tu huella de carbono potencia tu salud mental.

Leer más: Cómo son por dentro las oficinas más ecológicas del mundo 

Luces led

Reemplaza las luces  de tu casa por lámparas de bajo consumo. La iluminación es igual pero tiene un impacto positivo en el medioambiente e incluso puede ayudarte a ahorrar en la factura de luz.

Plantas endémicas

Las plantas locales no necesitan mayor uso de agua ni transporte. Además sus beneficios son mayores al absorber el CO2 del aire.

Desenchufá los electrodomésticos que no usás

El cargador no tiene porqué estar enchufado si nadie lo está usando. Lo mismo el microondas, la tostadora y la wafflera. Los electrodomésticos transforman la corriente aunque no estén funcionando. Evitá estos vampiros de energía.

Leer más: Stephen Hawkins puso fecha al final de la vida en la tierra

Evitá las botellas de plástico

En lugar de comprar una botella de plástico cada vez que querés agua, cargá algún termo o botella de vidrio y reutilizala cada vez que tengas ganas. Además, te va a permitir ahorrar mucha plata.

Limpia la heladera

El  hielo, el exceso de envolturas y los objetos inútiles genera una necesidad extra de energía para potenciar la utilidad del aparato. Esto genera un gasto eléctrico mayor. Otra vez cuidar el planeta también te puede ayudar a pagar menos luz.

 

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!