“Su clase política podría vivir con el 25% menos de sueldo”: carta de una médica a Alberto Fernández

“Amar lo que hacemos no es sinónimo de caridad”, destacó una cirujana de Mar del Plata, que le escribió una carta pública al presidente para cuestionar su decisión de no bajarse los sueldos.

Muchos médicos, enfermeras y otros integrantes de los equipos médicos del país transitan días con emociones encontradas. Saben que les tocan tiempos difíciles, arriesgados, que conmoverán muchas cosas en ellos y en sus familias. Muchos cuentan que sienten miedo, que no quieren llevar el virus a casa; subrayan una y otra vez que no son héroes; confían que les duele escuchar o sufrir discriminaciones por su trabajo y, por supuesto, se indignan con los sueldos flacos y muchas veces “informales” (con buena parte “en negro”), que no están a la altura de su formación y del rol que les pide (hoy y siempre) la sociedad. En esa dirección, con ese malestar, escribió una médica marplatense una carta a Alberto Fernández, cuestionando su decisión de no recortar los sueldos de los políticos que lo acompañan.

Podés leer: Los médicos: ¿Súper profesionales a precio de saldo?

Estefanía Mazza Diez, una médica cirujana del Hospital Materno Infantil de Mar del Plata, difundió una carta dirigida al Presidente de la Nación, donde rebate los argumentos de Alberto Fernández para no bajar los sueldos de los políticos que lo acompañan. Además, le pidió aumentos de salarios para el personal de salud y resaltó: “Amar lo que hacemos no es sinónimo de caridad”.

“Si yo puedo vivir con un sueldo estable de 40.000 pesos, su clase política podría vivir por unos meses con el 25% menos de su sueldo'”, señaló la médica marplatense

La cirujana destacó que los médicos están disponibles a toda hora, pero perciben un sueldo de $40.000 por parte del Ministerio de Salud de la Nación. Y pidió que recorten los sueldos de funcionarios públicos para comprar “antiparras, barbijos y camas”.

La carta completa

Señor Presidente de la República Argentina Alberto Fernández:

Mi nombre es Estefanía Mazza Diez soy médica marplatense recibida en la Universidad Nacional de La Plata. Especializada en Cirugía General en un Hospital Público.

Los médicos amamos lo que hacemos. Podemos pasar días sin dormir para dar lo mejor de nosotros. Se llama vocación, pero no por amar lo que hacemos ni por tener en manos la vida de una persona merecemos la falta de respeto económico que obtenemos. Y me refiero a falta de respeto porque para estar bien económicamente todos, todos los médicos, trabajamos de lunes a lunes en mínimo 3 lugares diferentes.

medicos enfermeros

Podés leer: El amuleto que comparten los médicos para combatir el miedo y apostar al triunfo, cada día y con cada paciente

No es mi objetivo trasmitir odio, rencor o sumarle más problemas a los que ya tiene. Lo que quiero expresarle va más allá y me surgió después de escucharlo recién hablar. Si usted me llama a las 7 AM, 23 PM y hasta las 4 AM, yo también lo voy a atender y voy a estar dispuesta para ayudarlo en lo que necesite.

Si para la sociedad está ‘naturalizado’ que un médico haga guardias de 24/36/48/72 horas, no debería sorprenderle que en una pandemia un diputado esté al teléfono 12 horas al día

Si sus diputados, senadores o clase política se merecen no rebajarse los sueldos ($200.000 por mes) porque están disponibles a toda hora, ¿por qué yo como médica merezco un sueldo de 40.000 pesos por mes del Ministerio de Salud cuando estoy disponible al pie del cañón trabajando con la vida de sus ciudadanos argentinos las 24 horas de los 365 días del año?

Usted dijo que no apoya que se rebajen los sueldos la clase política porque es el único ingreso que tienen. Y que “solo recaudaría 200.000.000 millones de pesos, ¿y qué haces con eso? Nada”. Señor presidente, haría y mucho. Compraría antiparras, barbijos, camisolines, camas. ¿No cree que sea suficiente? Le aseguro que todo suma en esta crisis.

Entonces pienso que si yo puedo vivir con un sueldo estable de $40.000, su clase política podría vivir por unos meses con el “25% menos de su sueldo”.

¿Sabe qué nos diferencia del resto de las personas? Que yo puedo estar cansada, sin comer, sin ver a mi familia, de guardia, pero si usted, y ojalá nunca suceda, me necesita yo, Estefanía Mazza Diez, voy a cuidarlo, atenderlo y hasta salvarle la vida sin importar si son las 7 AM, 23 PM o 4 AM, sea época de pandemia, tornados o verano

Con todo ésto que le digo es que deseo de corazón que luego de que pase la tormenta, porque sé que ahora está dando lo mejor de usted para darnos lo mejor a nosotros, la salud sea un tema a tratar primero en su agenda, que el abastecimiento sea constante, no por una pandemia y que los que integramos el sistema de salud seamos remunerados económicamente como debemos.

medicos cirujanos

Podés leer: Guardias inhumanas: dañinas para los médicos, riesgosas para el paciente

Amar lo que hacemos no es sinónimo de caridad. Tener vocación no es sinónimo de gratuito. Lo invito a compartir un día en mi vida cuando pase esta tormenta. Espero que no sea tarde. Espero verlo antes que me convierta en uno de los miles médicos argentinos repartidos por el mundo en busca de mejores condiciones laborales.

Le deseo toda La Paz, amor y energías positivas para atravesar este difícil momento. Y ya sabe: si me necesita no dude en llamarme, pero hágalo a cualquier hora de los 365 días del año.

Estefanía Mazza Diez

 

Seguí leyendo:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo