Qué es el Carnaval y por qué se festeja en fechas distintas

El carnaval es una festividad cuyo origen se remonta a tiempos realmente inmemoriales. A tal punto que es muy difícil rastrear sus orígenes. De hecho, se han propuesto varias historias que cuentan como y porque se empezó a festejar.

El hecho de disfrazarse, pintarse la cara y festejarlo es un acto que se remonta a la antigüedad y existen algunas evidencias de que los sumerios ya realizaba este tipo de festejos hace 5.000 años.

De todos modos, hay indicios que permiten acercar los orígenes el carnaval a las fiestas paganas romanas y las transformaciones que estas sufrieron a partir del cruce que implicó la creciente influencia del cristianismo, el cual fue dándole valores, criterios y conceptos propios de su religión a las festividades que pululaban por los pueblos alrededor del Mediterráneo.

Tal y como lo conocemos hoy en día, el carnaval es una continuidad de los antiguos Saturnales, las festividades romanas que se celebraban en honor al Dios Saturno.

Saturnales romanas
Saturnales romanas

Inicialmente las festividades de las Saturnales se realizaban entre los días 17 y 23 del mes de diciembre. Las celebraciones se iniciaban con un sacrificio en honor al dios en el templo de Saturno, al pie de la colina del Capitolio, y proseguían con un banquete público que daba paso a la más absoluta permisividad y libertinaje.

Las Saturnales emulaban esa edad dorada y, durante su transcurso, se suspendían temporalmente las actividades comerciales, se cerraban las escuelas, el Senado o los tribunales de justicia, se permitían todo tipo de juegos de azar y apuestas y era habitual regalarse saquitos de nueces, velas o pequeños muñecos de arcilla. En las Saturnales se jugaba al mundo al revés y se caricaturizaban leyes y cargos públicos. Hasta se aplazaba la ejecución de los condenados a muerte.

Festejo del carnaval en Río de Janeiro
Festejo del carnaval en Río de Janeiro

Sin embargo, la expresión popular que más sorprende de estas fiestas era el intercambio de papeles que existía entre los esclavos y sus amos.

Hasta hay indicios que indican que durante la Saturnalia los señores de la casa sirvieran a sus súbditos y que estos últimos tenían licencia para emborracharse.
A partir de la expansión del cristianismo fue cuando más auge tomó y la fiesta adquirió el nombre de carnaval, teniendo como principal el hecho de despedirse de comer carne y de llevar una vida licenciosa durante el tiempo de cuaresma.

Fue a comienzos de la Edad Media cuando la Iglesia Católica se sintió en la obligación de establecer una etimología de carnaval: del latín vulgar carne-levare, que significa ‘abandonar la carne’ (lo cual justamente era la prescripción obligatoria para todo el pueblo durante todos los viernes de la Cuaresma).

Los cabezones de los festejos alemanes del carnaval
Los cabezones de los festejos alemanes del carnaval

Esta despedida a la carne se realizaba los días previos al Miércoles de ceniza, fecha en la que se daba comienzo a la cuaresma; un periodo de cuarenta días (hasta el Domingo de resurrección) que se destinaba a la abstinencia, recogimiento y el ayuno, acompañado de oraciones, penitencia y espiritualidad religiosa.

Es a partir del siglo IV, período de la historia en que comienza a perder poder el Imperio Romano, cuando la iglesia católica va tomando el control de la mayor parte de las celebraciones paganas que se realizaban, anulándolas y/o reconvirtiéndolas en fiestas religiosas (contamos entre ellas por supuesto a las saturnales y la fiesta del “Sol Invictus”, cuando ocurría el solsticio de verano y que hoy festejamos como Navidad). Con ello también vino el reubicar en el calendario otra de las grandes fiestas de la iglesia: la Semana Santa, como conmemoración de la ‘última cena’ celebrada por Jesucristo con sus apóstoles, su captura, crucifixión y resurrección, pero también otra celebración muy vinculada con los orígenes del cristianismo: la Pascua judía, que se celebraba el 14 de Nisán.

¿Pero porque los carnavales y la Semana Santa caen siempre en fechas distintas?

Para dejar en claro cuál sería la fecha de inicio de esta Semana Santa, el emperador romano Constantino el Grande estableció, en el primer Concilio de Nicea (año 325 d.C.), una fórmula por la cual se determinaría cuándo caería la celebración y ésta sería siempre en el domingo siguiente a la primera luna llena tras la entrada de la primavera (Domingo de resurrección). Nótese la estrecha relación entre los diferentes sucesos de la naturaleza, las fiestas paganas y las fiestas religiosas. La resurrección es el inicio de la primavera en el hemisferio norte. El nacimiento de Jesús es el solsticio.

Se acordó que a la Semana Santa le precedería un espacio de cuarenta días (la Cuaresma) en los que, obligatoriamente, se debía realizar unos actos de sacrificio y penitencia, entre ellos el ayuno y abstinencia. Este periodo comenzaba el Miércoles de ceniza, por lo que esta era la fecha límite (en los siguientes cuarenta días) para poder comer de todo, divertirse y celebrar cualquier tipo de festejo, motivo por el que se popularizó una celebración durante los tres días previos al inicio de la Cuaresma, trasladándose la fiesta y jolgorio de las Saturnales a esa fecha (para así no hacerla coincidir en diciembre con la Navidad). A esta celebración se le llamó carnaval.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo