Audio exclusivo: “Acabo de llegar de Italia: en Ezeiza no hay ningún tipo de control”

En exclusiva, Buena Vibra habló con una mujer que acaba de llegar con su madre por Alitalia. Su experencia preocupa.
niños y coronavirus

Sus palabras golpean como una piña en la frente. Jueves 5 de marzo, 21 horas, y acaba de llegar de Ezeiza. Elena M., italiana, lleva 12 años viviendo en Argentina. Viajó desde Roma, por Alitalia, con su mamá, y al llegar se encontró con algo totalmente distinto a lo que imaginó que les tocaría por venir desde Italia. No les tomaron la temperatura, no controlaron nada y la hicieron hacer fila una hora y media sin guardar distancias, entre otras “desprolijidades”. “No es verdad que los vuelos de Alitalia vayan por otro lado. Parece que estuvieran invitando al coronavirus al país, una vergüenza”, dice.

“En Ezeiza no hay ningún tipo de control. A nosotros nos bajaron del avión uno a uno, creando una cola de una hora y media, para preguntarnos a cada uno si teníamos síntomas, no para medirnos la temperatura. Siguen tomando huellas digitales, con lo cual la gente pone su dedo atrás del dedo del otro, sin ningún tipo de desinfección. No hacen mantener a la gente una distancia de seguridad, que es por lo menos de un metro. Que después el país no se queje de los casos que tienen porque no están haciendo ni lo mínimo en el aeropuerto para que las cosas sean diferente. Me parece una desprolijidad importantísima. No se hacen cosas muy básicas. No hay nadie midiendo temperatura en el aeropuerto pero sí dos médicos vestidos como si fueran Teletubbies en la puerta del avión, generando un amontonamiento de gente, preguntando qué síntomas tienen. Hay que medir la temperatura, nada más. Me parece un descontrol importantísimo”.

No se puede creer que sigan tomando las huellas digitales y que las personas pongan el dedo una detrás de la otra, algo que en Europa ya se desterró desde que empezó lo del coronavirus

“No se trata de prohibir vuelos o de suspender la llegada de aviones de Alitalia u otros, porque económicamente es delicado para el mundo parar todo. Pero es muy importante que hagamos todo el esfuerzo posible para que podamos seguir adelante en una situación de virus. Pero hay que medir la temperatura, de dejar de tomar huellas digitales, de exigir distancias, desinfectar todo, cuidar que la gente no se toque, airear bien los lugares, etc. No se puede creer que estas cosas básicas no se estén haciendo”.

 

 

A este audio sumó otros más, en los que nos cuenta que la decisión de la familia es pasar dos semanas sin contacto físico con nadie de la familia, porque es lo que corresponde para proteger a los más vulnerables. “Cuando dicen que los vuelos de Alitalia van por otro lugar es mentira, absolutamente. Hay dos médicos en la puerta del avión generando un amontonamiento de gente adentro y afuera del avión, que es lo último que hay que hacer. No puede ser que esté todo tan desorganizado. En Italia están midiendo la temperatura mucho antes de que ocurriera lo de Milán”.

Indignada, preguntó a las personas que estaban a cargo del tema en Ezeiza “qué estaban haciendo para cuidar” y comparó con lo que se estaba haciendo en Europa: “Acá estamos veinte años atrás”, le contestaron.

En Argentina las cosas siempre se dan de una manera muy particular. De hecho, Buena Vibra habló con dos médicos muy importantes del Sanatorio Otamendi y, cuando la noticia ya llevaba una hora en los medios, ninguno -ni sus equipos- sabían que había alguien internado con coronavirus allí. Se enteraron después de las 23 horas, cinco horas después de que la noticia estuviera en todos los medios.

buenas noticias sobre el coronavirus

Podés leer: ¿Sirven los barbijos y el alcohol en gel para prevenir el coronavirus?

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo