Dilema navideño: con quién pasamos las fiestas

Con esta pregunta salen a la luz problemas que son evitados durante el año. Cómo sobrevivir al balance anual

Mientras las Fiestas son momentos muy esperados por muchos, para otros son motivo de tristeza o desencuentros. Juntarse con parientes y amigos que no se ven desde hace tiempo, la buena comida, los regalos y el brindis por el año que vendrá, emocionan a la mayoría. Sin embargo, también es una época en la que se exacerban los conflictos familiares, sobre todo en el seno de la pareja. Esto sucede porque se experimenta una hipersensibilidad hacia fin de año.

La frase que se escucha mucho en estos días es: “¿pasamos Navidad con mis papás y Año Nuevo con los tuyos?”. Y si alguno no está de acuerdo, empiezan las discusiones y los problemas.

En un mundo ideal sería genial pasar las 2 fechas con ambos, pero las distancias, las familias muy grandes, o las diferencias de caracteres,  hacen que esto sea casi imposible.

¿Cómo evitar que este dilema se convierta en una pelea que arruine la Navidad? Aquí, algunos consejos.

Podés leer: Invitan a tejer cuadrados para hacer mantitas para bebés de familias humildes

¿Con quién pasamos las fiestas?

No te preocupes, hay varios caminos y hay que negociar.

El diálogo honesto siempre es el mejor camino

Poné el tema sobre la mesa lo antes posible. Dejar pasar el tiempo no acumula posibilidades de ganar, sino más estrés y tensión. Hablá con tu pareja y negociá con justicia para ambas familias.

Leé más: Navidad, tiempo de perdonar: re-sentir el enojo y el dolor no sirve

Tener en cuenta a los niños

Si tienen hijos, pensá que ellos se divertirán y entretendrán si comparten con sus primos; su opinión antes de tomar una decisión es importante.

Podés leer: Las personas que adelantan la decoración navideña son más felices

Invitalos a todos a tu casa

Esto puede ser un desafío por el costo y la logística, pero lo más probable es que muchos no asistan por estar más o menos en el mismo dilema, así que lo que estás haciendo, inteligentemente, es lavarte las manos y dejar que sean otros quienes tomen la difícil decisión. Si deciden ir, se puede acordar que cada uno traiga un plato o dividir el gasto.

¿Qué posibilidades tenemos?

Con tu familia

Sabés cómo va a ser cada momento, qué comida habrá, quién se emborrachará o que tu hermano va a estar enojado por la falta de pirotecnia. Todos los años lo mismo, pero te gusta. Cada familia tiene sus costumbres y su diversión y la tuya te gusta.

Con su familia

Llama tu suegra y te dice que este año organizó una megafiesta familiar.  Hablás con tu pareja para no concurrir. Mejor frenar y silenciar esos pensamientos que agobian. Esta vez lo podés acompañar sabiendo que el próximo año te tocará a vos.

Podés leer: Tips para decorar la mesa navideña

Con ambas familias:

En algún lado te aconsejan: “sé anfitriona así no tenés que elegir entre las familias”. En un impulso decís que sí y mandás un mail a todos. Hay más de 20 personas en la cadena y una vez enviado llega el arrepentimiento.

Te imaginás a los hermanos de tu novio incómodos porque no conocen a nadie, a tu mamá intensa, a tu suegra corrigiendo cada cosa hecha y a tu papá tratando de manejar todo con buena onda.

Relajate. Tratá de disfrutar y divertirte, vas a ver que la fiesta fluye y que todos te agradecerán el buen momento pasado.

También podés leer: Mejores juegos de mesa para compartir con familia o amigos

Con amigos

Después de atravesar una discusión de tres horas llegan a un acuerdo: ni con una familia ni con la otra. Empate técnico. Un amigo organiza una fiesta con música y gente divertida, pero hay personas que no conocés y tenés miedo de extrañar a tu familia.

No se puede estar en 2 lados al mismo tiempo. Disfrutá el momento, hablá con tu familia a las 12 y celebrá la vida

Cada uno por su lado

Tuvieron charlas muy fuertes y decidieron pasarla separados. Te cansaste de discutir sobre las fiestas y creés que lo mejor es relajarte. La Navidad en familia es importante para los dos y están dispuestos a separarse esa noche. Pensás que la negociación esta vez no funcionó, pero te equivocás, porque cada uno va a hacer lo que tenía ganas.

Negociar no es hacer lo que uno quiere, es que los dos terminen conformes. Si hay hijos ésta no es una buena solución, pero cuando llegue el momento sabrán negociar.

Lo más lejos posible

Irse de viaje y esquivar la temática es una idea genial. Podés arrancar el año en otro lado e impregnarte de la energía de la naturaleza. Desaparecen los conflictos a resolver y te ahorrarás varias peleas y explicaciones a toda la familia.

Pensá que las fiestas son, además de un balance, un adelanto de lo más esperado: las vacaciones. Aprovechá la fecha para conectarte con tu pareja y proyectar juntos un nuevo año.

¿Y vos con quién pasarás las fiestas este año?

Conocé recetas increíbles para sorprender en estas fiestas: 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!